Cómo divorciarse sin dolor, 4 pasos

Vamos a ser honestos, uno no puede divorciarse sin dolor. Uno lo que puede es intentar no caer en pensamientos destructivos. Pero el dolor está ahí, y tienes que vivirlo. Da igual lo que hagas para escapar de él. No hay fórmulas mágicas.

 

divorcio-dolor

Pero supongo que si estás aquí es porque estás buscando la forma de divorciarte sin dolor. La mala noticia es que eso no es posible. La buena noticia es que puede doler menos si lo haces con elegancia y cordura para no añadirle sufrimiento a una situación ya de por sí dolorosa.  

 

Un divorcio de mutuo acuerdo siempre será menos doloroso que un contencioso (para los legos en derecho, esto es ante un juzgado, especialmente cuando hay niños)

 

Pero para esto, hay que dejar de lado sentimientos como el miedo, el rencor, la culpa, la vergüenza o el resentimiento. Sí, lo sé, es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, lo que no te pediré nunca es que dejes de lado el dolor.  Y no te lo pediré sencillamente porque no podrías hacerlo ni aunque quisieras.

 

Tienes que entender, que es muy difícil negociar con sentimientos tan densos. Es por eso que las personas suelen recurrir a un abogado o a un mediador para que alguien imparcial y con formación intente poner un poco de cordura a la negociación entre personas que están sufriendo tanto. Entre tanto en Castro In Law queremos compartir contigo 4 -nada sencillos pero sí efectivos- pasos para echarte un cable en tu proceso.

 

Paso 1: No alimentar al monstruo

 

Lo que te puedo asegurar – y te aseguro- es que meterse en los juzgados para que un juez decida es una garantía de darle de comer al monstruo de los sentimientos horrorosos. Un ejemplo:

 

El abogado de la parte contraria redacta “La parte contraria no se hizo cargo de las necesidades básicas de los hijos de la pareja” a lo que la otra parte responde llena de ira en mi despacho:

“ESO ES MENTIRA CON TODO LO QUE YO HE HECHO POR ÉL/ELLA Y ASÍ ME LO AGRADECE”

 

Lo que es una simple estrategia del abogado de la parte contraria o el resultado del dolor de una persona que solo pretende vengarse, se convierte en ira y resentimiento para la contraparte. Y ahí es cuando ya entramos en un bucle del que es –casi- imposible salir. Porque de ese resentimiento nacerá una petición de mi cliente solicitándome entre llantos que haga LO QUE SEA, para quitarle la custodia a ese/esa malnacido/a.

 

¿Me seguís? A veces es verdad que uno quiere hacer las cosas bien pero el otro no da su brazo a torcer, en ese caso, y si no se puede hacer nada pues habrá que ir a los juzgados, pero que por ti no sea. No alimentes al monstruo porque te puedo asegurar que es insaciable.

 

Paso 2: No endoses responsabilidades

 

La gente se destruye hasta límites insospechados con tal de no aceptar la pérdida y no lidiar con su propio dolor, ya que parece que el dolor es menor cuando le echamos la culpa al otro. Lo que a corto plazo parece ser cierto porque te produce un punch de energía, a largo plazo no lo es y antes o después te acabarás dando cuenta de que es una trampa. Una vez leí que sentir rencor es como tomar veneno para que se muera el otro y creo que se esconde una gran verdad en esta frase. Por lo que he podido comprobar mucha gente prefiere morirse envenenado antes que asumir que le han abandonado y tomar responsabilidad sobre lo que hizo o dejó de hacer.

 

Afortunadamente también sé que existe otra manera de hacer las cosas.

Pero esta manera requiere madurez emocional y muy a menudo, una ayudita externa.

 

Paso 3: No tomes el dolor del otro como punto de referencia

 

Una de las cosas que más hace sufrir a la gente que nos pide ayuda es la sensación de que el otro está bien y que no le duele lo que ha sucedido. Se preguntan obsesiva y compulsivamente por qué su pareja actúa como si le diese igual. Es importante que entiendas que no tienes la capacidad de leer el pensamiento de tu pareja – aunque te gustaría –  y realmente no sabes si le da igual o si se está muriendo por dentro. Cada uno tiene su propio dolor y sus propias formas de afrontarlo o esconderlo.

 

Pero si te quedas más a gusto con una respuesta te diré que lo natural es que a tu pareja también le duela, a no ser que sea alguien que ha vivido la relación de forma distante y sin conectar realmente contigo. Si ha sido así, puede que te duela pensar esto. Y es normal. Pero tampoco sabes tú por el dolor que ha tenido que pasar la otra persona en su vida para haberse convertido en un muro inquebrantable de hierro, lo cual – dicho sea de paso- no es una excusa para que te de pena y te hagas responsable de salvar o ayudar a esa persona mientras tú sufres.

 

¿Que duele que una persona con la que has compartido vida, cuerpo, alma, secretos y sueños ahora parezca un completo desconocido? Pues sí, es desgarrador. Pero a más amor más dolor. ¿Te gustaría haber amado menos?  Piénsalo. bien, al final somos lo que amamos y no lo que nos han amado.

 

La cuestión es que, igual que nadie puede entender tu dolor, nadie puede entender el dolor de los demás. Tu dolor es solo tuyo, y su dolor es solo suyo. Solo tú sabes por lo que tú has pasado, y nadie sabe por lo que han pasado los demás ni cuánto dolor ha tenido una persona que esconder debajo de la alfombra para poder continuar. Nadie lo sabe y por eso nadie puedes juzgarles ni nadie puede juzgarte a ti. Ni siquiera un Juez.

 

Paso 4: Pide ayuda

 

Si bien es cierto que el trabajo tienes que hacerlo tú contigo mismo/misma y que nadie va a salvarte ni a arrancarte ese dolor del pecho magicamente, no tienes porque hacerlo tú solo. Un punto de vista ajeno, sobre todo si es profesional, puede impedir que alimentes al monstro del que te hablaba en el paso 1. No pasa nada por aceptar que no somos tan fuertes. Recurre a amigos, vecinos, psicólogos, familia, animales. Lo que sea para que este trámite de divorciarse sin dolor o con dolor o con menos dolor, te sea más amable.

 

Si quieres saber más sobre nuestra ayuda legal y psicológica en temas de familia haz click aquí y cuéntanos tu historia, veremos como podemos ayudarte.

Estamos a tu servicio.

 

 

 

 

 

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.