No basta con un techo, necesitas un hogar

Todo ser vivo resulta impensable sin su relación con algún lugar. Por eso no necesitas un techo. Necesitas un hogar.

 

Cuenta el economista Enrique Iglesias (no el cantante) que en una zona de Uruguay, donde la mayoría de la gente no tenía casa, de repente a alguien se le ocurrió poner números en las calles. De esta forma tenían una dirección que dar para que les escribieran.

 

A partir de entonces la gente empezó a limpiar delante de su número, a decorar el espacio, a poner plantas. Esto sucede porque no como seres humanos necesitamos una identificación con el sitio que habitamos.

 

Tenemos una necesidad básica de pertenencia.

 

Para identificarte con algún lugar, es necesario que no sea un alojamiento temporal, que no renuncies a tu vida para poder pagar el alquiler, y que no le tengas miedo a un casero impertinente. Porque una cosa es ajustarte y respetar la propiedad y “al otro”, (cosa necesaria para vivir en sociedad) y otra muy distinta no poder sentirte como en casa”.

 

Cuando las las normas vienen impuestas en su totalidad desde fuera no puedes ser tú mismo, y no puedes ser tú mismo en relación con un lugar.

 

Y cuando eso ocurre pierdes la paz.

 

No dejes nunca que esto ocurra. Si tienes que luchar, lucha. Si tienes que marcharte. Márchate. Pero márchate con todo lo que te corresponde por derecho y por dignidad. Tener un hogar supone pasar de la supervivencia a la vida. Por eso creo ante todo y a través de la profesión en defender este derecho, el derecho a una vivienda digna.

 

Si tienes algún problema legal relacionado con tu vivienda, ya sea alquilada o en propiedad,  podemos ayudarte, haz click en la sección  Abusos de vivienda de nuestra web y consúltanos. Si te van a desahuciar y no tienes dónde ir, no olvides acudir a la Plataforma de afectados por la hipoteca. o al Sindicato de inquilinas.

Leave a Comment

(0 Comentarios)

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.